T.O.T.S

Jarro de cerveza

Jarra de cerveza (Bierkrug)

„Eine Kanne Bier – das ist ein Königstrank“ se entusiasmó William Shakespeare. Tiene el doble de sabor que la jarra de cerveza tradicional y tiene una larga tradición. La jarra original es gris, hecha de piedra y sigue siendo particularmente popular en la actualidad. Aquí la cerveza permanece fresca por más tiempo que en un frasco de vidrio y proporciona un sabor particularmente apetitoso. En el pasado, las jarras todavía estaban hechas a mano, glaseadas con sal y rayadas.

Las primeras «jarras» fueron jarras de gres vidriadas con sal y tapa de peltre, que se remontan a las epidemias de peste del siglo XIV. Como resultado de lo cual, los príncipes en ese momento ordenaron que todos los alimentos y bebidas estuvieran cubiertos por ley. Para proteger a los ciudadanos de enfermedades y muerte. Cada copa tenía que estar cubierta y esto se logró mediante la fijación de una tapa con bisagras, la cual se podia levantar mediante una ligera presión de pulgar.

Las jarras de cerveza se convirtieron rápidamente en objetos de arte y símbolos de estado. Los artistas del Renacimiento diseñaron relieves elaborados que decoraban las jarras. La mayoría de estos eran escudos de armas y motivos históricos y bíblicos. En los siglos XVI y XVII, las formas y colores de la jarra de cerveza dieron testimonio de su origen. Las jarras del norte eran estrechas y altas, las del sur eran enormes y anchas. Se utilizó gres gris con dibujos azules en el oeste y gres marrón en el este. Sin embargo, todas las jarras compartían el valor de ser un pequeño objeto de arte.

El siguiente siglo se caracterizó por la diversidad de jarras de cerveza. Debido al perfeccionamiento de todos los procesos de producción, ahora era posible producir jarras de cerveza de varias maneras, ya sea de porcelana, que solo era asequible para los ricos, plata, marfil y ámbar, exclusivamente para gobernantes, o madera y estaño para todos. La producción en serie de jarras de cerveza nació a fines del siglo XIX. A partir de ahora, la impresión de yeso permitió producir en formas prefabricadas, ya no a mano. Esto no solo simplificó la producción de las jarras populares, sino que también las hizo más asequibles.
Las jarras de cerveza hoy en día son más un artículo de coleccionista. La producción moderna no deja nada que desear, por lo que las jarras de cerveza se pueden producir en todas las formas, colores y estilos. En su mayoría, hay réplicas históricas de jarras de cerveza o su representación moderna. La jarra de cerveza es extremadamente popular en muchos países creando hoy en día un interés mundial por este producto tradicional.